Mercedes Vision G-Code un automóvil con lujo asiático

La firma presentó un SUV coupé compacto con motor híbrido plug-in que no tiene nada que envidiarle al Enterprise, la nave de la mítica serie televisiva Star Trek. El prototipo de Mercedes G-Code es una mirada al futuro. El SUV coupé compacto de 4,10 metros con motor híbrido plug-in de hidrógeno nace del nuevo estudio de diseño de la firma en Pekín.

Aprovechando la inauguración de su nuevo centro de desarrollo en Pekín, Mercedes presenta el Vision G-Code, o lo que es lo mismo, su concepto de cómo serán los SUC –Sport Utility Coupe- del futuro ya que muestra sus avances en relación a los motores de hidrógeno. Lo que más llama la atención es el propulsor, similar al de la nave espacial Enterprise de la serie de televisión Star Trek. Hay un display que genera un efecto lumínico cuando el motor está activado en modo híbrido plug-in. Cuando se activa el motor de combustión con hidrógeno, de la luz azul en forma de tunel se pasa a una luz roja que simula el empuje de la energía.

Tan futurista como el motor y el diseño exterior es el interior: en los asientos hay un escáner corporal que controla la temperatura del cuerpo y el pulso y, en base a esos datos, activa el aire acondicionado, la ventilación y una función de masaje automática.

El fuerte crecimiento del mercado de automóviles asiático provoca que varias marcas, sobre todo de alto standing, comiencen a centrarse únicamente en él. El último ejemplo es el de Mercedes quien, aprovechando la apertura de su centro de desarrollo en Pekín, acaba de mostrar un prototipo que, de fabricarse, sólo se vería en tierras del lejano oriente.

Se trata del Mercedes Vision G-Code, es decir, el futuro SUV coupé de la marca en el que, con tan sólo 4,1 metros de largo y 1,9 de ancho, se aúnan un sinfín de tecnología y eficiencia. Entre ellos se encuentran una calandra luminosa que cambia de color en función de la conducción que estemos realizando –azul en modo eléctrico y rojo en modo sport-, un volante al estilo de un Fórmula 1, un salpicadero minimalista, asientos individuales con diseño de concha construidos a base de fibra de carbono y piel y con escáneres 3D capaces de monitorizar la fisonomía de su ocupante para activar las funciones de masaje o climatización que, este último, además, envía oxígeno puro y fresco procedente del motor de hidrógeno.

Mercedes Vision G-Code interior

Sí, porque este Vision G-Code se trata de un vehículo híbrido con tracción integral que combina un propulsor eléctrico –eje trasero- y otro de hidrógeno –eje delantero-, es decir, la eficiencia elevada a la máxima expresión. De esta forma, en cualquiera de los modos en los que circule, no se emitirá ninguna partícula contaminante, únicamente vapor de agua cuando funcionemos con el motor de hidrógeno. Además, para recargar la batería, además de la toma de corriente convencional, incorpora una pintura voltaica que hace las veces de celda solar que genera electricidad tanto con la energía solar como con la heólica.

No sabemos si el Vision G-Code acabará siendo una realidad, pero lo que sí es seguro es que muchas de sus tecnologías las acabaremos viendo en los futuros modelos de la marca.

 
 

Gentileza: Autofacil(es) y Parabrisas