Consejos para lograr que tus baterías duren mucho más tiempo

Seguramente, como a casi todos nos ha pasado alguna vez, estás en medio de un viaje, una fiesta o cualquier situación donde necesites ocupar tu cámara y de repente la batería se agota mucho antes de lo previsto. Con estos consejos lograrás que el tiempo de tu bateria dure más de lo que te imaginabas.

Conocer los consumos innecesarios durante el uso de la cámara de fotos, hará que las baterías duren más tiempo.


En este artículo vamos a tratar de conocer un poco más nuestras baterías y a descubrir qué factores pueden ser los que provoquen su descarga. Así mismo, enumeraremos una serie de consejos y recomendaciones para conseguir que nos duren más tiempo y alargar tanto su autonomía como su vida útil.


Antes que nada, Revisa tus Baterías

Aunque sigamos al pie de la letra todos los consejos posibles para mejorar el rendimiento de las baterías, si se encuentran en mal estado, no conseguiremos nada. Por lo que, deberemos comprobar primero si se han quedado obsoletas.

Si tus baterías ya tienen unos años y les ha dado un buen uso, lo más probable es que hayan ido perdiendo su capacidad de mantener una carga completa. Por mucho que una batería sea recargable, tiene un número aproximado de recargas y te durarán más o menos tiempo (y también influirá cómo las hayas tratado, por supuesto).

Para poder saber el estado de una batería deberás comprobarlo en el menú de tu cámara. Ve a 'Configuración' o a 'Herramientas' y busca una opción similar a 'Batería' o 'Información de la Batería' (tanto la nomenclatura como la ubicación variará según la cámara que tengas).

Cuando la encuentres podrás ver, por ejemplo, el porcentaje de batería que queda actualmente, con un número de disparos aproximado y la vida útil de la misma.


En el caso de esta batería, el estado de la vida se calcula entre 0 y 4. Siendo 0 una batería nueva y 4 una batería obsoleta. Por suerte, parece que esta batería todavía tiene mucha vida por delante.

Sin embargo, si en tu pantalla LCD encuentras malas noticias... Quizá entiendas por qué tu batería ya no funciona tan bien como antes. Es posible que sea el momento de jubilarla y comprar un nueva.

Fíjate también en que no haya golpes, rasguños ni signos de corrosión. Con esto último nos referimos a posibles manchitas verdes o marrones en las zonas de los conectores metálicos. Si es así, deberás limpiarlos correctamente, porque puede que sean la causa por la que tus baterías no se cargan de forma adecuada.

Si la corrosión y los daños son graves será mejor dejar de utilizarla para no estropear también la propia cámara. Por otro lado, cuando notes que la batería se va hinchando poco a poco retírala de la cámara. Si sigue aumentando de tamaño puede que se quede encajada dentro y sea imposible extraerla en el futuro.


Consejos para Alargar la Autonomía de tus Baterías

Ya hemos comprobado nuestras baterías. Por lo que, si todo está en orden, es momento de plantearse otras cuestiones. Cuando la autonomía de tus baterías dura poco quizá no sea problema de la batería, sino del uso que haces de tu cámara.

Obviamente, debes ser consciente de que usando ciertas funcionalidades, tu batería siempre durará menos. Esto pasará si disparas en ráfaga continuamente o si haces una sesión de nocturna y realizas fotos de larga exposición con reducción de ruido en cada toma. En estos casos tu batería se consumirá más rápido, por muy nueva que sea.

Vamos a enumerar una serie de consejos útiles y hábitos recomendados para evitar gastar energía de forma innecesaria y lograr que nuestras baterías no se agoten más rápido de lo que nos gustaría.


Evitar el encendido y apagado continuo

Los procesos de inicio de los sistemas de una cámara digital son exigentes en cuanto al consumo de energía. Especialmente en las cámaras de objetivo retráctil, porque el motor que lo despliega gasta mucho.

Por eso, si prevés que vas a estar usando la cámara de continuo, no la apagues cada vez. Por otro lado, si quieres evitar consumir más energía trata de tener desactivada la funcionalidad de 'Limpieza automática del sensor' al encender y/o apagar la cámara.


Apagar la pantalla LCD si no es necesaria

El monitor LCD de tu cámara digital es uno de los elementos que más energía consume. Muchos modelos de cámara incorporan un botón que permite apagarlo o incluso bajar el brillo para que no consuma tanto. Si puedes usar el visor, trata de evitar usar la pantalla para ahorrar energía.

Además, también puedes desactivar la opción de 'Revisión de Imagen' que permite una previsualización automática de las fotos. Está bien observar el resultado de tu toma al instante, pero quizá no sea necesario siempre. Otra opción es la de disminuir ese tiempo de revisión de 8 a 4 segundos, para ganar en rapidez y reducir el consumo.


Evitar usar la cámara para ver o borrar fotos

Muchas veces, amigos y familia insisten en ver las fotos que acabas de realizar. U otras que, por un motivo u otro tienes almacenadas en la tarjeta. Como te comentábamos antes, la pantalla LCD consume mucha batería, así que, resístete a pasar fotos o recorrer los menús manteniéndola encendida.

Tampoco te pongas a seleccionar o borrar las fotos desde la cámara mientras estás en una salida fotográfica o en una sesión. Recuerda que lo que ves en la pantalla LCD no es 100% fiable y el verdadero resultado lo verás bien al volcar las imágenes a tu ordenador.


Usa las Baterías hasta que se Descarguen

Atender a este consejo no solo mantiene la capacidad de carga de algunas baterías sino que prolonga su vida útil. Además de usarlas hasta que se agoten, también es importante que las cargues completamente antes de desconectar el cargador, es decir, una vez iniciado el proceso no lo interrumpas.

Este consejo es aplicable solo a alguno tipos de baterías, mira en las instrucciones de tu modelo de batería para saber cuál es su uso óptimo y asegurarte de cómo funciona su tecnología. Por otro lado, si no vas a usar una cámara ni sus baterías durante un tiempo prolongado te aconsejamos que las cargues de vez en cuando, al menos un par de veces al año.


Desactivar el flash automático

A veces, cuando realizamos fotos en modo automático, aunque estemos en pleno día, hacemos pasar la cámara digital por zonas de oscuridad. En ese tránsito, el modo automático detecta que es necesario el uso del flash, y comienza la precarga del mismo.

Este proceso consume mucha batería, por lo que, conviene que fuerces el apagado del flash si no lo vas a usar. Recuerda que el flash integrado tiene muy poco alcance y en muchas ocasiones apenas notarás mejora al utilizarlo, así que no lo tengas activado por defecto.


Evitar las temperaturas extremas

Las baterías de iones de litio tienen tendencia a descargarse ante temperaturas extremas. Por eso no deben estar expuestas al sol y al calor ni tampoco al frío. De hecho, a temperaturas bajo cero se puede llegar a producir una reacción química dentro de la batería disminuyendo la energía y provocando que esta se agote más rápidamente.

La temperatura óptima para funcionar correctamente se encuentra normalmente entre los 0º y 45º C. Por lo que trata de conservar tus baterías en un entorno fresco y seco. Si estás en la nieve, por ejemplo, coloca las baterías cerca de tu cuerpo para mantener una temperatura cálida con tu propio calor corporal.


Activar el modo de ahorro de energía

Muchas cámaras cuentan ya con un modo de ahorro de energía incorporado en la cámara. Si lo activamos, cada vez que haya un periodo de inactividad prolongado, la cámara se apagará automáticamente o entrará en un estado de hibernación.

Por otro lado, otro truco para reducir el consumo de energía es evitar el uso del obturador electrónico. En cámaras compactas avanzadas o sin espejo nos permite realizar tomas de forma veloz y silenciosa, pero gastará mucha más energía que un obturador mecánico clásico.


Evitar pulsar continuamente el botón de disparo para enfocar

Es obvio que cada disparo consume batería, de hecho es así como se calcula precisamente su duración. Sin embargo, cuando usamos el botón de disparo pulsando hasta la mitad para enfocar también consumimos energía igualmente.

Esto es porque cada vez que lo presionamos la cámara pasa por una serie de procesos de preparación para realizar una toma: enfoca las lentes, activa componentes electrónicos e incluso prepara el flash por si es necesario. ¡Así que no adquieras la mala costumbre de enfocar decenas de veces antes de disparar!


Desactiva el enfoque automático continuo

Como te acabamos de comentar, cada vez que la cámara enfoca automáticamente, se consume energía. Esto ocurre porque al enfocar activamos una sucesión de pequeños motores que mueven los componentes ópticos para lograr el enfoque deseado.

A no ser que vayas a realizar fotografía de deporte o de acción, evita al máximo el uso del enfoque continuo (AF-C) que es el que más energía requiere. Activa el modo de enfoque automático (AF-A) o de enfoque único (AF-S) para fotografías de retrato o paisajes donde el movimiento no sea el protagonista.


Evitar el modo vídeo

La forma más rápida de consumir la batería de una cámara digital es usando el modo de grabación de vídeo. Si te quieres dedicar a grabar en lugar de hacer fotos, debes saber de entrada que necesitarás duplicar o triplicar tus baterías de repuesto.

Normalmente grabamos con la pantalla LCD encendida y, como te hemos repetido en varias ocasiones, es uno de las cosas que más consume. Así que, si coincide que tenemos activado el enfoque continuo, el estabilizador, la pantalla y otros funcionalidades mientras grabamos, la autonomía de las baterías volará.


Otros ajustes innecesarios que puedes desactivar

Existen otras opciones que no precisamos tener activadas y que podemos estar usando sin ninguna necesidad. Son por ejemplo, ajustes como las conexiones inalámbricas (GPS, WiFi, Bluetooth, NFC), la luz de ayuda al AF y el pitido de confirmación de enfoque, o incluso los sonidos de disparo y de navegación por el menú. Actívalos solo en momentos puntuales que las necesites.

No todas las cámaras lo incluyen, pero si cuentas con estabilizador de imagen y no lo necesitas porque tienes la cámara anclada en el trípode, te aconsejamos que lo desactives. Es un elemento que consume mucha batería y que en escenas estáticas no es necesario. De igual modo, si puedes elegir entre el estabilizador de la cámara y el del objetivo, con el segundo ahorrarás más energía.





Gentileza: DZoom




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno