Medio ambiente: El Mundial del Rallies se suma a la tecnología híbrida

El cuidado del medio ambiente a tyravés de las tecnologías alternativas y los coches eléctricos se cuelan en las pruebas deportivas. La Fórmula E, impensable hace unos años para los amantes del rugido del motor, va por su quinta edición e, incluso, en Le Mans se ha colado el primer coche de hidrógeno.

En 2020 correrá en Le Mans el primer coche de hidrógeno; este año ha hecho su primera prueba en el circuito. En 2021 aparecerán los primeros modelos eléctricos en el Rallycross y en 2022 lo harán en el Mundial del Rallies.


Escuchar la noticias



Con el cambio climático como telón de fondo, muchos países pretenden descarbonizar sus economías para 2050. Esto implica a todos los sectores, desde la construcción a la producción energética y el transporte. Con este panorama es lógico preguntarse si las pruebas deportivas basadas en motores de combustión y derivados del petróleo tienen los días contados. Lo cierto es que los modelos híbridos se expanden como la pólvora entras las numerosas citas que organiza la Federación Internacional del Automovilismo (FIA).

Incluso lo que podía parecer imposible hace unos años a los amantes del rugido del motor se ha hecho realidad con la Fórmula E, la competición de modelos eléctricos. En este campeonato se organiza el calendario para que las pruebas sean las menos posibles, ya que calculan que el 75% de las emisiones de esta actividad se genera en los traslados de los equipos en avión. Igual estamos lejos de que los deportes de motor se hagan completamente neutrales en carbono (viajes en avión, transporte de los asistentes, organizadores...), pero al menos sí parecen ir cogiendo el pulso a lo que está ocurriendo en la calle con la movilidad.

La última competición en sumarse a esta tendencia ha sido la del Mundial de Rallies. Según ha anunciado el Consejo de la FIA a partir de 2022 todos los coches contarán con dos motores: el de combustión y uno eléctrico. Y no es el único cambio que se está produciendo en los campeonatos de motor. Como se decía antes, la Fórmula E existe desde 2014 y algunos modelos de la categoría reina, la Fórmula 1, ya cuenta con motores híbridos, aunque sean los motores auxiliares del coche.

El Campeonato Mundial de Rallycross también ha modificado su reglamento y contará con los primeros coches eléctricos en 2021. La FIA ha llegado a decir que «el motor eléctrico es ideal para las carreras cortas de velocidad». Hasta el circuito de Le Mans ha integrado los motores híbridos. «Ahora mismo está viendo un cambio de paradigma importante, incluso en los Ecorrallies. Hasta el año pasado era algo que todo el mundo veía como algo simpático, pero hace un año sentí más interés mientras trabajaba en los test de pretemporada de Formula E. Las marcas siempre se han servido de los campeonatos como un escaparate de lo que ellos venden y ahora están en un escenario propicio para estas tecnologías», afirma Fernando Lobón, presidente de la Comisión de Energías Alternativas de la Real Federación Española de Automovilismo.


El menor consumo

Efectivamente existe el «ecorally»; un Campeonato Mundial de Energías Alternativas que se celebra en varias etapas repartidas en diferentes lugares del mundo (la de este año ya ha comenzado con la clásica prueba en el circuito italiano que va de San Marino a Roma). También existe un campeonato nacional: «En 2008 se empezó en el Real Automóvil Club Vasco Navarro (RACVN) como una llamada de atención a las energías alternativas y siempre en paralelo a la evolución del automóvil», dicen desde el RACVN.

Los reglas de estos rallies difieren bastante de otras pruebas. Aquí no importa la velocidad, sino la eficiencia en la conducción y el consumo, que cuanto menor sea, más puntos da en la clasificación final. Cada pareja de piloto y copiloto «tiene un libro de instrucciones; una especie de GPS manual que indica el camino y la velocidad a la que se debe circular en cada tramo. El recorrido está dividido por etapas y cada una de ellas finaliza en un punto donde se sitíua un radar que controla el momento en el que pasa cada vehículo. Aquel que atraviese en el tiempo establecido y calculado con anterioridad para ese trazado es el que gana la etapas», explica el portavoz del Racvn. La conducción aquí no es en circuito cerrado, sino en condiciones reales de trafico, por lo que en muchos casos no se superan los 50 km/h.

Cada tipo de coche compite en una categoría según la tecnología que utiliza. Así, existen coches con motores de combustión de los más modernos y que, en teoría, consumen menos (euro 6 por ejemplo), luego los híbridos, que pueden ser eléctricos o con depósitos de gas y luego los eléctricos puros. Los depósitos van precintados para que nadie haga trampas y el recorrido varía según cada coche. Por ejemplo, los eléctricos pueden parar a recargar en algún punto a lo largo de la prueba si ésta tiene muchos kilómetros. «El Campeonato de España de Rallies de Energías Alternativas de 2019 contempla un Campeonato para pilotos y copilotos de vehículos eléctricos; otro para pilotos y copilotos de vehículos híbridos (eléctrico + fósil) y uno para equipos de Vehículos Bi-Fuel y Euro 6», dicen desde la Real Federación Española de Automovilismo.


Hidrógeno en Le Mans

Con todos los sectores interesados en descarbonizarse, el deporte del automóvil va a tener que ajustarse, «aunque lo haga lentamente. La hibridación y la electrificación se integrarán dependiendo de en qué pruebas; cada disciplina va avanzando a su paso y en línea con el mercado. En un Mundial de Rallies es complicado pasarse al vehículo eléctrico, entre otras cosas, por las condiciones de los lugares que se atraviesan, pero con esta decisión se integra la tecnología híbrida», afirma Lobón.

Incluso para los pilotos puede representar una buena salida profesional, a pesar de que algunos tengan reticencias con eso de no oír el rugido del motor. «Muchos profesionales quieren estar en Formula E, porque en esta categoría están todos contratados. Un alto porcentaje de los que compiten en Fórmula 1 dependen de los patrocinios, pero en el campeonato eléctrico son las marcas las que llevan la voz cantante y contratan al piloto», explica Lobón.

La tendencia va hacia híbrido y eléctrico, como pasa en las ciudades. «En las carreras desde hace 20 años los coches han cambiado; en un mismo nivel de potencia consumen mucho menos. En algunas pruebas se empiezan a marcar límites de repostaje y de velocidad. En competición la hibridación se integrará como motor auxiliar. También han aparecido sistemas de recuperación de la energía de la frenada. Sin embargo, un rally puro y duro de velocidad es complicado que se electrifique», opinan en el RACVN.


¿Dónde queda el hidrógeno?

A nivel mundial en 2019 se calcula que hay en circulación unos 42.000 coches con esta tecnología, pero el 90% de ellos circula entre EE UU y Japón. El resto lo acaparan distintos países del norte de Europa.

Lo mismo ocurre con las competiciones deportivas; el hidrógeno se empieza a ver pero muy tímidamente. El mes pasado en Le Mans por primera vez un modelo de hidrógeno, el Mission H24 LMPH2G, hacía una prueba de demostración. En 2020 está previsto que dispute la prueba como un competidor más.



Gentileza: La Razón




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno