El comienzo del futuro: las pantallas flexibles de los celulares ya son una realidad

Esta semana se presentaron en el Mobile World Congress de Barcelona (España) los modelos de Samsung y Huawei y ya hay nuevas marcas que se suman a la lista. El avance de los “foldables” (flexibles, en inglés) amenaza con hacer desaparecer del mercado a las notebooks y tabletas.

Samsung causó impacto al convertirse en el primer gran fabricante en lanzar un teléfono inteligente con pantalla plegable, el Galaxy Fold.


La crisis de innovación que atraviesa la industria móvil encontró una nueva tierra aspiracional a la cual aproximarse. La tendencia de los equipos con pantalla flexible establece un nuevo rumbo. Losanalistas especulan que estos equipos, que ya fundaron una nueva categoría llamada “foldables” (flexibles, en inglés), son capaces de reemplazar a otros gadgets como tabletas o notebooks. De momento, por su alto nivel aspiracional, el costo de lanzamiento es superior al de las gamas premium: está por encima de los mil dólares. Samsung y Huawei acaban de mostrar sus plegables.

La primera víctima de estos celulares flexibles (que se pliegan, pero no se doblan) serán las tabletas, ya que a la portabilidad tradicional del móvil se le suma la posibilidad de tener una pantalla que se extiende para contenidos o entretenimiento. Y cuando no se lo necesita más, basta con doblarla al medio y acomodarla en un bolsillo. Con la llegada de teclados inalámbricos adaptados a este formato, la que entrarán en la zona de riesgo serán las notebooks.

Desde lo conceptual, su mayor novedad es la forma en la que se distribuye la información en el display. Al extender el terminal, el contenido que se esté viendo en uno de los lados puede pasar a ocupar todo el panel de forma fluida o combinar dos bloques de información distinta.

En materia económica, proyectan que el mercado de pantallas flexibles basados en tecnología OLED, podría alcanzar un valor de 15.100 millones de dólares para los próximos tres años, según estimaciones realizadas por Markets & Markets. Se presume que en la siguiente generación de flexibles, además de mejorar algunos aspectos, estas pantallas sean adaptadas a televisores, domótica y electrónica de consumo.

Una muestra de las expectativas que generan los móviles extensibles fue el evento Unpacked de Samsung, en la ciudad de San Francisco, donde la presentación del Galaxy Fold –que demandó 8 años de investigación- le robó el protagonismo a la familia Galaxy S10.

El plegado, similar al de cualquier libro, es un movimiento intuitivo gracias a una bisagra con múltiples engranajes entrelazados. La pantalla interna tiene una carga de polímero que se adhiere a una pantalla flexible que es un 50% más fina que la de un smartphone. Un material diseñado para conferir resistencia además de flexibilidad y buen agarre.

La pantalla principal es una QXGA Dynnamic AMOLED de 7,3 pulgadas que se puede doblar, acompañada por una secundaria de 4,5 pulgadas HD+ Super AMOLED. Entre todos sus pliegues, reúne un total de 6 cámaras: tres alojadas en la parte posterior (una de 12 y dos de 16 megapixeles), una doble frontal (10 y 8 MP) y otra de 10 MP que acompaña la pantalla secundaria.

La respuesta de su competidor tardó apenas cuatro días en caer. En la antesala del Mobile World Congress (MWC) de Barcelona, la campana alcanzó su mayor cuota de estridencia este domingo con el teléfono flexible Mate X de Huawei. Lo que supone “un viaje a un territorio desconocido”, según Richard Yu, CEO de la Unidad de Consumo de la compañía.

Al igual que el Fold de Samsung, el mecanismo de apertura del Mate X se rige por una bisagra compuesta por más de 100 piezas que le permite operar como dos equipos en uno. La única diferencia es que mientras el Fold consta de dos pantallas, su rival consta de una pantalla de 8 pulgadas, que se convierte en tres (una delantera de 6,6 pulgadas y una trasera de 6,3) dependiendo como se plieguen.

Al igual que el Fold, el Mate X tiene dos baterías que otorgan una capacidad de 4,500 mAh (unidas) contra 4,380mAh del Galaxy. El precio del primero será de US$ 1.980 y podría llegar al país antes de fin de año. El Mate X tiene un precio de US$ 2.600 y al menos en forma oficial, no llegará a la Argentina.

Y aunque la pelea pareciera restringida a estos dos gigantes de la tecnología, el primer equipo flexible exhibido, durante el Consumer Electronic Show 2019 (CES) en Las Vegas, fue el FlexPai de la compañía china Royole. Su pantalla, denominada “ala de cigarra”, mide 7,8 pulgadas y puede doblarse de 0 a 180 grados, operación que puede realizar más de 200.000 veces. Además, de acuerdo al repliegue, es capaz de adaptarse a relaciones de aspecto de 4:3, 16:9 y 18:9.

El dispositivo ejecuta lo que la compañía llama Water OS, una versión muy modificada de Android 9 Pie. Esto permite que la interfaz de usuario funcione bien con la pantalla plegable. Está montada a un procesador Qualcomm Snapdragon 855 y tiene dos cámaras de 20 y 16 MP. El de menor capacidad se venderá a US$ 1.318.



Gentileza: Total News




Dulces Secretos - Bandejas de desayuno


Dulces Secretos - Bandejas de desayuno